En Documentación

Los inspectores de trabajo son fundamentales para que un país cumpla las normas laborales, incluidas las de seguridad y salud. Pero el número de inspectores es cada vez menor, mientras aumentan los accidentes y enfermedades laborales.

Cada 28 de abril se celebra el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, y este año ILOSTAT lo conmemora rindiendo homenaje a los inspectores de trabajo. Nos adentramos en los datos disponibles sobre los inspectores de trabajo y sus actividades para comprender en qué medida están bien equipados para hacer cumplir la legislación laboral, incluida la de seguridad y salud en el trabajo.

Casi 3 millones de personas murieron de accidentes y enfermedades relacionadas con el trabajo en 2019, la mayoría de ellas causadas por enfermedades profesionales (89%) y alrededor del 11% debido a accidentes de trabajo, según estimaciones de la OIT. También hubo 395 millones de trabajadores que sufrieron lesiones laborales no mortales. Un estudio conjunto de la OMS y la OIT reveló que la exposición a largas jornadas de trabajo fue el factor de riesgo con la mayor carga de morbilidad relacionada con el trabajo en 2016, causando más del 39% de las muertes atribuibles a enfermedades profesionales ese año. En este contexto, la Conferencia Internacional del Trabajo añadió la seguridad y la salud a los Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo en 2022.

La inspección de trabajo desempeña un papel clave en la promoción de un entorno de trabajo seguro y saludable y, más en general, en la consecución de unas condiciones de trabajo dignas para todos.

Hasta la fecha, 150 países han ratificado el Convenio de la OIT sobre la inspección del trabajo, 1947 (nº 81), que prevé, entre otras cosas, que los inspectores de trabajo velen por el cumplimiento de las disposiciones legales relativas a las condiciones de trabajo y a la protección de los trabajadores en el ejercicio de sus funciones, incluidas las relativas a la seguridad, la salud y el bienestar de los trabajadores.

Aunque los retos tradicionales del mercado de trabajo persisten y a menudo se intensifican, surgen otros nuevos. Dado que la informalidad sigue siendo omnipresente, la globalización y la digitalización se intensifican y se producen cambios en las relaciones laborales, el fortalecimiento de la inspección del trabajo es más crucial que nunca para proteger a los trabajadores y garantizar el cumplimiento de la legislación laboral. Sin embargo, las limitaciones de recursos que afectan a muchas inspecciones de trabajo de todo el mundo, unidas a las reformas legislativas e institucionales, dificultan el desempeño eficiente y eficaz de su función.

Número de inspectores de trabajo

Según las Directrices sobre los principios generales de la inspección del trabajo, el número de inspectores del trabajo necesarios para cumplir adecuadamente el mandato de la inspección del trabajo depende del contexto. Esto incluye el número, la naturaleza, el tamaño y la situación de los lugares de trabajo susceptibles de inspección, el número de trabajadores, el número y la complejidad de las disposiciones legales que deben aplicarse, el equipo y los recursos de que dispone el cuerpo de inspectores, etc. Así pues, aplicar una ratio basada exclusivamente en el número de inspectores de trabajo por un número determinado de trabajadores o de lugares de trabajo no es adecuado. Sin embargo, aunque no exista tal ratio de referencia, en muchos países el número de inspectores de trabajo es insuficiente dada la amplitud de sus responsabilidades y la creciente complejidad del mercado laboral. Un estudio de 2013 concluyó que en la mayoría de los 15 países europeos encuestados, el número de inspectores de trabajo era inadecuado para supervisar y hacer cumplir las normas laborales, incluidas las relacionadas con la seguridad y la salud, especialmente en un contexto de crisis en el que aumenta la demanda de sus servicios y los recursos son limitados.

Los datos de ILOSTAT muestran que el número de inspectores de trabajo varía de un país a otro, naturalmente ligado al tamaño de la economía y a la población empleada, pero la proporción de inspectores por cada 10.000 empleados no supera los 4 en ningún lugar del mundo, según los últimos datos disponibles. De hecho, en la mitad de los 78 países con datos, hay menos de 0,58 inspectores por cada 10’000 trabajadores. La proporción media es algo mayor en los países de renta alta, con 0,84 inspectores por cada 10.000 trabajadores, frente a 0,41 en los países de renta media-alta y 0,47 en los de renta media-baja y baja.

Fuente :  https://ilostat.ilo.org/es/safety-in-numbers-what-labour-inspection-data-tells-us/

thumbnail of lep-2024