En COVID

Hábitos teletrabajo

Como muchos de los innumerables trabajadores remotos que recientemente han regresado a la oficina, puede que no te sientas entusiasmado ante la idea de regresar a la oficina a tiempo completo. Sí, estás emocionado de ver a tu equipo nuevamente, hacer una lluvia de ideas en persona y comenzar a reanudar una rutina más “normal”. Sin embargo, tampoco puedes dejar de pensar en que vas a extrañar algunas de las libertades que te ha brindado trabajar desde casa en los últimos meses.

Para llevarlo mejor, hay algunos hábitos adquiridos en el trabajo remoto que puedes integrar al volver a la oficina.

 

  • Tómate descansos reales:Cuando se trata de tomar descansos en la oficina, es posible que a menudo encuentres cualquier excusa para exprimirte en otra pequeña tarea en lugar de tomar un respiro real. Ya sea que estés organizando rápidamente tus pensamientos para tu próxima reunión o finalmente llegues a ese montón de trabajo administrativo, rara vez te permites tiempo para hacer una pausa durante las horas de trabajo, ¿verdad? Sin embargo, durante los últimos meses, tu cotidianidad posiblemente haya estado marcada por breves descansos cada pocas horas. Naturalmente, estar en casa te dio la oportunidad de sacar a tu perro dos veces al día, prepararte un café con leche a media tarde o hacer una pausa rápida para charlar con tu hijo. Esto no solo aumentó tu salud mental en general, sino que también fortaleció tu capacidad para concentrarte y pensar críticamente.
  • Cambia la reunión en persona por una llamada:Después de que tanto tú como tu equipo y tus clientes os habéis acostumbrado a la idea de las reuniones a través de Zoom, te das cuenta de cuánto tiempo se pierde en trayectos a las oficinas centrales y centros de conferencias cuando una llamada telefónica rápida o una videoconferencia es lo más fácil. Pasar los últimos meses sin el lujo de las reuniones en persona puede hacerte pensar en cómo valoras tu tiempo, así como las formas en que prácticamente puedes usar la tecnología para tu beneficio y el de tu empresa.
  • Tómate un tiempo para conectarte:Cuando se comenzó a trabajar desde casa hace cuatro meses, los sistemas internos de las empresas tuvieron que adaptarse rápidamente a un modelo totalmente online. Esto incluyó cómo se cultiva la cultura de las empresas, desde bromas diarias (ahora trasladadas a los canales de Slack) hasta salidas de equipo (ahora mediante videoconferencias). Con las rutinas diarias cambiadas, la forma en que tus empleados necesitan apoyo también ha cambiado drásticamente. Por eso las reuniones diarias o quincenales para discutir cómo puedes servir mejor a tus empleados pueden marcar la diferencia para facilitar la transición.
  • Haz que el bienestar sea esencial en el trabajo:En un día típico, el bienestar generalmente se reserva para después de la jornada laboral. Sin embargo, mientras trabajabas desde casa, probablemente fuera más fácil que nunca implementar hábitos de bienestar en tu jornada de trabajo, ya sea haciendo una rápida tabla de ejercicios a media mañana o parando para hacer una deliciosa comida. Si bien la forma preferida de bienestar de todos es diferente, tener el espacio para incorporar algunas prácticas en tu jornada de trabajo hizo que tu cerebro se desacelerara, recuperara la concentración y, en general, probablemente te convirtió en un mejor líder. Hay una razón por la cual las aerolíneas te dicen que, en caso de descompresión, te pongas la máscara de oxígeno antes de ayudar a que los demás lo hagan; para liderar mejor a tu equipo, debes tomar en serio tu propio bienestar mental.

 

Oficinas post Covid19

Son muchas las empresas que empiezan a preparar sus oficinas adaptándolas a la nueva realidad laboral producida por la pandemia de coronavirus. Los nuevos espacios deben garantizar a sus usuarios mantener sus puestos de trabajo una distancia mínima de 2 metros, reducir la densidad y el aforo en sus instalaciones creando turnos de trabajo.

Además se impulsa la conciencia ecológica y la transformación digital, el mobiliario ergonómico, las mamparas de seguridad, materiales antibacterianos, así como, espacios flexibles y polivalentes. Se desarrollan también protocolos de higiene para los trabajadores y su puesto de trabajo, señaléticas que garanticen la circulación segura y nuevas tecnologías como cámaras con control de temperatura corporal o sensores que evitan tocar zonas de uso compartido como ascensores o baños.

 

Para no dejar nada al azar, Actiu ha puesto a disposición de las empresas la Guía “Cómo adaptar un espacio de trabajo ante el Covid19” para ayudar a recuperar la nueva normalidad garantizando la seguridad de sus plantillas, sin renunciar a la productividad y eficacia necesarias para superar esta crisis. La guía facilita el rediseño de los entornos de trabajo y socialización a las nuevas condiciones sanitarias e higiénicas, a compaginar el teletrabajo con la oficina tradicional y a garantizar la seguridad y salud en los espacios de coworking y ocio.

Espacios y empresas

La capacidad de reinventar estos entornos, desde el diseño, el mobiliario y la decoración, a las nuevas necesidades, es primordial. En esta reinterpretación post Covid19 de los lugares de trabajo se facilita el rediseño de espacios centrados en la salud de los trabajadores:

  • Primero, las zonas de concentración de puestos de trabajo son las que están sufriendo mayores cambios de uso.
  • Segundo, además de combinar el trabajo presencial con el teletrabajo, se reducirá la densidad de personas y utilizará el mobiliario para flexibilizar y maximizar seguridad.
  • Tercero, las zonas de socialización -recepción, cafetería…-asistirán a un cambio cultural. Frente a la saturación encontraremos elementos de separación, fijos y móviles, elaborados con materiales resistentes y lavables.
  • Cuarto, en las zonas de aprendizaje distancia, flexibilidad y la modularidad serán  claves junto al elearning. Del mismo modo, las áreas de colaboración, claves en las empresas modernas, alternarán zonas con mesas altas para realizar reuniones rápidas, salas de reunión con mesas estáticas y espacios con mobiliario flexible. En ellas cambiará, sobre todo, la manera de utilizarlos e interactuar, basadas en buenas prácticas y tiempo de uso, sin olvidar las reuniones telemáticas.
  • Quinto, los espacios de privacidad personal o de equipo se verán afectados su uso y la interacción del usuario en estos con una tendencia hacia la semi privacidad operativa.

Home Office complementario

En el post Covid19, el ‘home office’ o teletrabajo, se configura como una solución ideal para el control de la densidad en la empresa. El objetivo es optimizar los recursos y garantizar la salud de todos los que regresen a su puesto de trabajo presencial. Pero el resto, deberá seguir trabajando desde casa. Un modelo que contempla alternancias entre la plantillas, tanto en jornada de mañana o tarde o diferentes días de la semana.  Tras la improvisación inicial, conviene ahora crear las condiciones adecuadas para que el home office sea eficiente y satisfactorio, con espacios adhoc, bien iluminados y ventilados, con mobiliario ergonómico y polivalente, cuando el espacio se comparte con la familia. Un entorno para trabajar conectado, con las herramientas adecuadas y lo más atractivo, funcional y cómodo posible para favorecer creatividad y bienestar.

Mantenimiento e higiene

El último capítulo de la guía identifica estrategias y protocolos de mantenimiento, higiene y desinfección de las instalaciones y equipamiento, con atención especial a las superficies y materiales de los puestos de trabajo como son las melaminas, metacrilatos, plásticos o el metal.